Pago de jornadas de trabajo

PAGO DE JORNADAS

PAGO DE JORNADAS

  • La Prensa
  • Sábado 27 de mayo de 2017

José Dávalos

Jornada de trabajo es el tiempo durante el cual el trabajador está a disposición del patrón para prestar sus servicios. La jornada no es el tiempo en el cual el trabajador presta sus servicios. Un trabajador puede estar a disposición del patrón desde las 7:00 de la mañana, no echa a andar la máquina porque no hay luz; la energía eléctrica llegó hasta las 10:00 de la mañana. El trabajador tendrá su salida a las 3:00 de la tarde porque cumplió su jornada de 8 horas puntualmente.

La jornada extraordinaria comienza cuando empieza la prolongación de la jornada ordinaria, jornada que puede ser de 8, 7 o 6 horas. Cuando termina esa jornada y el patrón le ha ordenado que trabaje 3 horas más, a esa hora empieza el tiempo extraordinario, es decir, comienza después de las 8, de las 7 o de las 6 horas. No hace falta que se cumplan 8 horas para que dé principio la jornada extraordinaria.

Un trabajador recibe por 8 horas un salario de 320 pesos, es decir, 40 pesos por hora. Por una hora extraordinaria el trabajador recibe 80 pesos, que resultan de 40 pesos de una hora de su jornada ordinaria y el 100 por ciento de esa hora, 40 pesos, que es el pago del tiempo extraordinario. Por la cuarta hora en el mismo día, el patrón debe pagarle al trabajador 200 por ciento más del salario que corresponda a las horas de la jornada. Es decir: 40 pesos de una hora de su jornada y el 200 por ciento de esa hora, 80 pesos, que es el pago extraordinario de la hora extraordinaria, que da un total de 120 pesos.

Por la décima hora en una semana el patrón paga al trabajador 120 pesos, que resultan de sumar 40 pesos de una hora de la jornada ordinaria y 200 por ciento de esa hora, 80 pesos, que es el pago del tiempo extraordinario.

Es decir, el tiempo extraordinario no puede exceder de 3 horas en un día ni de 3 veces en una semana. Las horas de trabajo extraordinario se pagan con un 100 por ciento más del salario que corresponda a las horas de la jornada. La prolongación del tiempo extraordinario que exceda de 9 horas a la semana, obliga al patrón a pagar al trabajador el tiempo excedente con un 200 por ciento más del salario que corresponda a las horas de la jornada.

Pero en la práctica esto no es así, alguien con toda razón puede decir eso, pero habrá de comprender que si ahora no es así, así debe ser. El derecho es una ciencia del deber ser. En una empresa nunca se ha pagado así, pero habrá un momento en que el patrón lo haga de esa manera para evitarse problemas con los trabajadores.

Los trabajadores y el patrón pueden repartir las horas de trabajo a fin de permitir a los trabajadores el reposo del sábado en la tarde o cualquier modalidad equivalente. Siempre tomando en consideración que la jornada que fijen no puede exceder de los máximos legales (Artículo 59).

En una empresa se descansa los sábados y los domingos de cada semana. Generalmente lo que hacen los trabajadores y el patrón es pasar la jornada del sábado a los demás días de la semana, lo que da por resultado que la jornada va a ser de 9 horas 6 minutos, con lo que se exceden los máximos legales de la jornada, con una hora 6 minutos. Ahí lo que pueden hacer es, si la jornada del sábado es en la tarde pasarla a la mañana, de esa manera los trabajadores gozarán del sábado en la tarde y todo el domingo, lo que hace el descanso más extenso. No hay otra forma de hacerlo.

Si los trabajadores tienen una jornada diaria de 6 horas, pueden pasar las 6 horas a los demás días de la semana, lo que no lleva al exceso de los máximos legales y sí hace posible que los trabajadores descansen de manera seguida los sábados y los domingos.

Indudablemente que esto representa problemas para los patrones, si no inmediatos si a mediano plazo. Por eso lo mejor que pueden hacer los patrones es no hacer trampas que los llevarán a entramparse ellos. Pueden pedir la ayuda de un abogado que los asesore. Cumplir ahora la ley es mejor que tener que hacer frente a conflictos que al final del tiempo tenderán que resolverse aplicando la ley.

La jornada máxima de 8 horas la diurna, de 7 la nocturna y de 7:30 la mixta, tiene una razón humana y moral o ética. La sola razón se pronuncia en contra de jornadas extenuantes que dejan convertido al trabajador en bagazo.

El imperio del derecho hace la paz en las empresas.

https://www.la-prensa.com.mx/columnas/pago-de-jornadas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s