Nueva dosis del tarifazo que nunca se acaba

EDESUR Y EDENOR PROPUSIERON EN LA AUDIENCIA PUBLICA SUBAS DE HASTA 52 POR CIENTO PARA FEBRERO

Las subas en las boletas serán mayores porque aún resta definir el incremento en transporte y generación. El ajuste se sumará al tarifazo de 500 por ciento aplicado este año sin audiencia previa. En doce meses el aumento acumulado superaría el 1000 por ciento.

 Por Javier Lewkowicz

El ministro de Energía, Juan José Aranguren, estuvo en la audiencia pública, pero no habló.
Imagen: DyN.

Las empresas de distribución eléctrica Edenor y Edesur confirmaron ayer en la audiencia pública el pedido para que les ajusten sus ingresos hasta un 52 por ciento en febrero del año que viene. No obstante, las subas en las boletas serán mayores porque todavía resta definir el incremento en los eslabones de transporte y generación, cuya audiencia pública se realizará en diciembre. Este aumento se sumará al tarifazo superior al 500 por ciento que se aplicó este año, sin que haya sido convalidado por audiencia. De este modo, en doce meses el ajuste acumulado superaría el 1000 por ciento, a lo cual posiblemente se sume otro aumento durante 2017. Los defensores del pueblo y las asociaciones de consumidores se pronunciaron en contra del pedido de las empresas, exigieron controles sobre las inversiones y multas automáticas cuando haya cortes (ver aparte). Las empresas prometen mejorar la calidad del servicio pero incluso bajo el esquema que más les favorecería, dentro cinco años habría más cortes de luz que en 2003.

La audiencia se realizó ayer en el Teatro de la Ribera de La Boca. Se desplegó un megaoperativo de seguridad que cortó el paso de los vehículos un par de cuadras a la redonda, instalaron puestos de control sobre la avenida Pedro de Mendoza y en la calle Lamadrid y pusieron a disposición varios patrulleros. El clima, sin embargo, fue de lo más tranquilo. En la parte de afuera del teatro, sobre la calle, una enorme pantalla LCD trasmitió el evento, que disfrutaron al calorcito del sol un puñado de adultos mayores. Se anotaron para exponer más de 100 personas, aunque con baja participación de la dirigencia política, que había tenido protagonismo en la audiencia pública del gas.

Hay dos factores que permiten explicar la menor cantidad de decibeles que tuvo esta audiencia. El primero es el efecto novedad, que tuvo la audiencia del gas pero ya no en la luz. El segundo es que se trató de un convite para discutir precios y calidad del servicio cuando en los hechos los usuarios vienen pagando desde marzo las boletas con fuertes aumentos. Puesto en números: Edesur pretende cobrar 234 pesos por mes a un usuario residencial de consumo promedio de 300 Kwh que ahora paga 189 pesos y hace un año abonaba 29 pesos. Es decir, de un incremento total de 706 por ciento (de 29 a 234 pesos), apenas el 23 por ciento (de 189 a 234 pesos) se discutió ayer en la audiencia. El Gobierno a comienzos de año justificaba que el aumento en ese momento era “a cuenta” de la audiencia pública de octubre. Este nuevo aumento se aplicará en febrero de 2017, luego de que se celebre en diciembre la audiencia pública para el segmento de generación. A diferencia del gas, que subirá dos veces por año, en el caso de la luz todavía no está definida la periodicidad de las subas.

El evento comenzó puntual a las 9 de la mañana. Los dos primeros oradores fueron Juan Carlos Blanco, gerente general de Edesur, y Ricardo Torres, presidente de Edenor. Expusieron su planteo frente a un auditorio caluroso, repleto de cargos medios de esas empresas. A medida que transcurrió la mañana el público se redujo en cantidad y se diversificó para escuchar las voces críticas.

“Durante el período de congelamiento tarifario nuestros costos de explotación crecieron nueve veces más que los ingresos, mientras que la demanda de energía eléctrica creció un 50 por ciento. Esta diferencia fue compensada parcialmente por el Estado y sobre todo con deudas que tomó la empresa. Por eso, el nivel de endeudamiento sobre el activo pasó del 34 por ciento en 2001 al 87 por ciento en la actualidad. Esta situación se vio reflejada en la calidad de servicio. Los cortes pasaron de ser de 8 horas anuales promedio a 32 horas”, indicó Blanco.

El directivo de Edesur aseguró que los costos anuales de explotación de la empresa a diciembre de 2015 eran de 6785 millones de pesos. “El incremento tarifario promedio que proponemos para la tarifa actual es de 30,7 por ciento en promedio. La tarifa de un cliente que consume 200 kwh por mes subiría de 176 pesos a 228 pesos con tarifa actualizada”, agregó. Ese mismo usuario representativo pagaba 30 pesos en enero de este año. Edesur propone una suba del 18 por ciento para la categoría de consumo más baja y del 52 por ciento para los usuarios de gran demanda. Los ingresos de las empresas dependen del Valor Agregado de Distribución (VAD) que representa el 40 por ciento de la boleta de luz.

Blanco agregó que Edesur promete “reducir en los próximos cinco años un 55 por ciento la duración de interrupciones del servicio, de las 32 horas actuales al año promedio a 14 horas. Pretendemos invertir 14 mil millones de pesos, casi tres veces el promedio anual durante 2002-2015”. Edesur presta el servicio a 6,3 millones de personas en la zona sur de la Ciudad de Buenos Aires y en 12 partidos de Conurbano.

“Es una satisfacción que después de diez años de incumplimientos de contratos esta administración demuestra su voluntad de solucionar los problemas con coraje y profesionalismo”, le dedicó Ricardo Torres, de Edenor, al ministro Aranguren, quien estuvo presente en el escenario al comienzo de la audiencia. “Hasta 2011 operamos con ingresos de la distribuidora pero luego eso no fue posible. Tuvimos que endeudarnos con Cammesa y recibimos préstamos del Gobierno para inversiones, incluso para pagar salarios. En todos estos años la empresa no repartió dividendos. Edenor dejó todo en la Argentina”, siguió Torres.

Edenor propuso que los usuarios paguen de forma creciente a medida que aumenta el nivel de consumo, algo que fue criticado por la defensora del pueblo de la Nación (ver nota aparte). “La mayor parte de los usuarios residenciales consumen 300kwh por mes. Su factura actual de 241 pesos subiría a 364 pesos según nuestra propuesta e incorporando la variación de costos”, dijo Torres. Ese usuario hipotético pagaba unos 40 pesos en enero de este año. Además, explicó que en la última década la duración promedio de los cortes de luz por año pasó de 8 a 26 horas y que el objetivo en cinco años es invertir 26 mil millones de pesos. Para los usuarios industriales la suba sería del 49 por ciento.

http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-312974-2016-10-29.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s