¡Ay, qué tiempos, señor don Simón! y el corporativismo sindical

¡Ay, qué tiempos, señor don Simón! y el corporativismo sindical

 

La prensa nacional en su conjunto reporta que el presidente Enrique Peña Nieto manifestó sus condolencias por la muerte del dirigente sindical Joaquín Gamboa Pascoe, líder de  la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y las reacciones fueron diversas y con un denominador común: menos intensas respecto a los funerales de los dos líderes anteriores, Fidel Velázquez y  Leonardo Rodríguez Alcaine. Los tres fallecieron ejerciendo el liderazgo de su organización de trabajadores con más de 85 años de edad. ¿Por qué la diferencia? La razón evidente es que el país se ha transformado profundamente en 30 años al ritmo de la globalización de mundo y el atenuamiento (¿desaparición?) de la política fundada primordialmente en el debate ideológico y en la concentración de la misma en los poderes ejecutivos nacionales y estatales.
La CTM, si bien es una organización importante en la estructura del partido en el gobierno, tiene representación en las cámaras de Senadores y Diputados y en organismos tripartitas como las instituciones del trabajo y seguridad social y el número de agremiados es significativo en el mercado laboral, ha perdido la presencia política en la opinión pública que tuvo durante el régimen de partido dominante, que concluyó con la alternancia partidista en el ejercicio del Poder Ejecutivo Federal.
En las tradicionales conferencias de los lunes de Don Fidel Velázquez (1900-1997), los periodistas podían salir con las manos vacías de noticias políticas o llevarse la del año. En los momentos de la designación del candidato oficial, el interés por asistir a las mismas aumentaba y había intérpretes de las palabras, gestos y señales del poderoso líder obrero, ya que se percibía como un oráculo o un vocero autorizado del grupo gobernante.
¡Ay, qué tiempos, señor Don Simón! —dirían algunos que todavía añoran la pérdida de la vida política nacional discurriendo solamente por Los Pinos—, pero esta frase, título de la opera prima de Julio Bracho, actuada por Joaquín Pardavé, Arturo de Córdova y Mapy Cortés, recuerda la nostalgia cómica que idealiza la época de la dictadura porfirista. Todavía hay personajes públicos que idealizan el pasado superado del partido único y el presidencialismo a ultranza.
Las frases “El que se mueve no sale en la fotografía”, “lo que usted diga señor Presidente” y “no hay nada que se mueva, sino es voluntad del tlatoani” ya fueron sustituidas por otras “la línea es que no hay línea”, “el candidato se elegirá entre los mejor posicionados en las encuestas”, “el presidente propone y el Congreso dispone”, entre otras.
La disminución del eco del fallecimiento de Gamboa Pascoe en los medios de comunicación, con respecto a sus antecesores, no es una cuestión personal, sino una realidad en la que los sindicatos han perdido fuerza electoral (no necesariamente económica) y que su función se orienta más a la defensa de los intereses gremiales que a la tarea de apoyo y legitimación del régimen o el gobierno en turno. La presencia en las Cámaras del sindicalismo es multipartidista y la afiliación colectiva a los partidos y asociaciones políticas está prohibida.
La normatividad de transparencia reciente convierte a los sindicatos en sujetos obligados en cuanto a los recursos públicos que se le transfieran y las organizaciones de trabajadores de diversas naturaleza han modificado sustancialmente sus estrategias de acción para adecuarse a los tiempos políticos con éxito relativo y otras no lo han hecho, pero han sufrido la pérdida de agremiados o, incluso, su desaparición.
Lo único cierto es que los tiempos idos difícilmente volverán en el futuro próximo y la añoranza de un sistema político centralizado en la figura del presidente, apoyada con un corporativismo de trabajadores y campesinos sólido y unido, se percibe lejana a nuestra realidad.

Carlos Matute González

Profesor del INAP
cmatutegonzalez@yahoo.com.mx

http://www.cronica.com.mx/notas/2015/938698.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s