Resuelve la JLCA controversia en el Instituto de Educación Media Superior del DF Tendrán derechos iguales trabajadores de 2 sindicatos de la misma institución

Resuelve la JLCA controversia en el Instituto de Educación Media Superior del DF
Tendrán derechos iguales trabajadores de 2 sindicatos de la misma institución

Gozarán de las mismas prestaciones y protección, aun cuando sólo uno sea titular del CCT
Patricia Muñoz Ríos

Periódico La Jornada
Lunes 31 de agosto de 2015, p. 15

En un hecho insólito, la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA) emitió un laudo en el que resuelve que dos sindicatos de una misma institución, sin discriminación, podrán beneficiarse de las mismas cláusulas y prestaciones del contrato colectivo de trabajo (CCT), aun cuando sólo uno de ellos tenga la titularidad.

Según la resolución 271/2012, sin importar a qué sindicato pertenezcan, los trabajadores del Instituto de Educación Medida Superior del Distrito Federal (IEMS) podrán gozar de las mismas prestaciones y protección del contrato, lo cual sienta precedente para que en otros gremios, donde en una misma empresa haya dos representaciones, ambas puedan beneficiarse de las mismas prestaciones, aun cuando sólo una de ellas sea titular del contrato.

Después de arduo proceso de lucha, el pasado 17 de agosto el Sindicato Independiente de Trabajadores del Instituto de Educación Media Superior del Distrito Federal (Sitiems) obtuvo de la JLCA un laudo donde se establece que se tienen que modificar diversas cláusulas del CCT que discriminaban a trabajadores del sindicato minoritario.

Esta resolución define, por ejemplo, que en referencia a la cláusula 39 “no deben existir privilegios económicos y exclusivos en favor de los trabajadores del sindicato mayoritario y que el minoritario quede excluido de la recepción de dichos recursos, pues constituye un obstáculo al minoritario para el desempeño de sus actividades”.

Además, indica que las vacantes se ofrecerán para ambos sindicatos, no sólo para el mayoritario, que es el Sindicato de la Unión de Trabajadores del Instituto de Educación Media Superior del Distrito Federal (Sutiems).

La junta dispone y ordena que el Instituto de Educación Media Superior del Distrito Federal debe reconocer a ambos sindicatos como representantes de los trabajadores en el ámbito de sus respectivas representaciones y con la proporcionalidad ya indicada, obligándose a tratar con los mismos todos los asuntos derivados de las relaciones laborales que se presenten.

En entrevista, la secretaria general del Sitiems, Ángeles Juárez, explicó que la modificación al CCT, para que no sea discriminatorio, se tiene que realizar en el transcurso de tres días hábiles a partir de la notificación al instituto, plazo que se cumplió el pasado viernes 28 de agosto.

Dijo que es el momento de poner un alto a la dirigencia del Sutiems, que junto con autoridades del IEMS continuan corrompiendo el CCT. Agregó que ya no podrá haber discriminación entre los trabajadores del sindicato con la titularidad y el que no la tiene; legalmente tienen los mismos derechos y prestaciones.

http://www.jornada.unam.mx/2015/08/31/politica/015n1pol

Mañana lanza GDF convocatoria para rechazados de bachillerato

Ofrece 4 mil 300 plazas para el sistema a distancia y 300 para prepa en Tepito

Forma parte del programa Educación por ti, dice Alejandra Barrales Magdaleno

033n1cap-1

Foto
Integrantes del Movimiento de Aspirantes Excluidos realizaron el 24 de agosto pasado la cuarta marcha por el derecho a la educación superior, la cual partió de la Estela de Luz a la Secretaría de Educación Pública (imagen)Foto María Luisa Severiano
Alejandro Cruz Flores

Periódico La Jornada
Lunes 31 de agosto de 2015, p. 33

Este martes se lanzarán las primeras convocatorias para jóvenes rechazados en el reciente proceso de admisión a bachillerato, en las que el Gobierno del Distrito Federal (GDF) ofrecerá 4 mil 300 plazas para el sistema a distancia y 300 para ingresar a la preparatoria Juan Jesús Posadas Ocampo, ubicada en Tepito, informó Alejandra Barrales Magdaleno, titular de la Secretaría de Educación local.

Agregó que se prevé que ese mismo día se fijen los criterios para acceder a las 900 becas para licenciatura en tres instituciones privadas, así como para ingresar a la modalidad a distancia que ofrecen la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Politécnico Nacional (IPN), donde la administración local cubrirá el costo total hasta de 5 mil alumnos.

En el caso de las becas que ofrecerán el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, así como las universidades Iberoamericana y Del Valle de México, 300 cada uno, a cambio de incentivos fiscales, la funcionaria adelantó que el principal requisito será que los interesados tengan promedio de aprovechamiento de entre 9.5 y 10, además de que deberán probar que participaron en el reciente proceso de admisión a licenciatura y fueron rechazados.

Precisó que para ingresar al sistema de educación a distancia de UNAM e IPN, los interesados deberán participar en el proceso de selección, como cualquier otro aspirante, por lo que tendrán que hacer examen de admisión; además, deberán acreditar que fueron rechazados para ingresar al sistema escolarizado.

Dichas estrategias, explicó, forman parte del programa Educación por ti, con el cual el gobierno busca dar opciones a los miles de jóvenes del Distrito Federal que fueron rechazados para acceder a los niveles de educación media superior y superior.

Añadió que hay un comité integrado con representantes de la secretaría a su cargo y de las universidades mencionadas, que afina los criterios de ingreso a estos programas. Subrayó que tanto en el caso de las instituciones privadas como de las públicas, los jóvenes podrán optar por la licenciatura que deseen.

En cuanto a las convocatorias para bachillerato, que también forman parte del mismo programa, los primeros 4 mil 300 espacios en la modalidad a distancia son del sistema que lleva a cabo la Secretaría de Educación local, la cual incrementó su cobertura, que hasta el año pasado era de 300 lugares; en el caso de la preparatoria Juan Jesús Posadas Ocampo, los espacios que se abrirán estarán dirigidos a jóvenes que viven en Tepito.

La dependencia agregó que en dos meses más el Instituto de Educación Media Superior del Distrito Federal también incrementará su capacidad en la modalidad a distancia, para recibir a otros 10 mil jóvenes y que no interrumpan sus formación profesional.

http://www.jornada.unam.mx/2015/08/31/capital/033n1cap

Murió Oliver Sacks, precursor de la neurociencia de la música

El deceso del neurólogo y escritor fue en Nueva York a los 82 años; tenía cáncer de hígado

a09n1cul-1

 

 

Sentó las bases de la conexión entre el arte sonoro y la actividad cerebral

Michael Nyman hizo una ópera basada en El hombre que confundió a su mujer con un sombrero, obra del científico británico

En breve se publicarán sus memorias, On the move, último libro que escribió
Pablo Espinosa

Periódico La Jornada
Lunes 31 de agosto de 2015, p. 9

El neurólogo, escritor, musicólogo británico Oliver Sacks falleció en Nueva York a los 82 años, seis meses después de que anunció que padecía cáncer terminal de hígado. Mediante un artículo en el New York Times se despidió así, hace poco: “Después de todo he sido un ser con sentidos, un animal pensante en este maravilloso planeta y esto, en sí, ha sido un enorme privilegio y una aventura”.

Debido a su prestigio de escritor, su deceso suscitó muestras de reconocimiento en el medio literario internacional, más que en el científico.

Científico ante todo, su prestigio se debe a su trabajo como escritor. Una amplia bibliografía acusa calidad literaria. Sus temas siempre fueron la mente, los sentidos, los misterios que encierra el ser humano.

La publicación de su trabajo y sus métodos médicos son considerados un avance en el tratamiento y la manera de afrontar enfermedades difíciles, pero sobre todo modificó la noción de enfermedad y de enfermo frente a la sociedad. Ayudó a los desprotegidos en cuanto hizo público el fenómeno de condena moral al que suele ser sometido quien enferma. Procuró así un trato mejor para los enfermos, los “diferentes”.

De manera paralela, así como la tanatóloga y escritora suiza Elizabeth Kubler Ross (1926-2004), cambió el estado de cosas en cuanto al tratamiento de la muerte de seres queridos y el trato a los moribundos, Oliver Sacks modificó la idea y actitudes frente a la enfermedad. Revirtió el sentido negativo de la enfermedad y de la condena moral al enfermo hacia una toma de conciencia y valoración de la vida. Con sus libros, Oliver Sacks celebra el misterio de vivir.

Migraña –título de su primer libro–, síndrome de Tourette, Parkinson, demencia, encefalitis, ataques de lóbulo temporal, los términos clínicos abundan en la bibliografía de Sacks. Pero sus lectores no se limitan a aquellos que usan batas y zapatos blancos y dan consultas, aunque no vistan de blanco. Su manera de divulgar la ciencia tiene méritos literarios y el entrecruzamiento de sus altas capacidades científicas y escriturales confluye en el arte de la música.

El relato central, por ejemplo, de su libro El hombre que confundió a su mujer con un sombrero lo conocimos primero como una ópera que escribió Michael Nyman y se estrenó en 1987.

Su popularidad creció cuando su libro Despertares, de 1974, se hizo película en 1990 y tuvo tres nominaciones al premio Óscar.

En su libro Musicofilia: relatos de la música y el cerebro, de editorial Anagrama, el soporte teórico va a caballo sobre dos ejes: la musicofilia y su contraparte, la amusia.

La propensión a la música, o musicofilia, explicó Oliver Sacks, define, surge en nuestra infancia, es manifiesta y fundamental en todas las culturas, y probablemente se remonta a nuestros comienzos como especie.

Para explicar la red de complejidades que se extiende después de aceptar que todos los humanos somos capaces de entender la música, pero cada uno lo hace de manera diferente, se remonta a Schopenhauer en cuanto nos alienta una reacción emocional en nuestro ser más íntimo.

“La inexpresable profundidad de la música, tan fácil de comprender y sin embargo tan inexplicable, se debe a que reproduce todas las emociones de nuestro ser más íntimo, pero de una manera totalmente falta de realidad y alejada de su dolor. La música expresa sólo la quintaesencia de la vida y sus acontecimientos, nunca éstos en sí mismos.”

La literatura de Oliver Sacks ganó multitudes porque su manera de narrar es tan amena como su forma de explicarnos las partes técnica y científica.

Explica, por ejemplo: “Gran parte de lo que ocure durante la percepción de la música también puede ocurrir cuando ésta ‘se interpreta en la mente’. La gente, al imaginar la música, incluso personas relativamente poco musicales, suele hacerlo de manera extraordinariamente fiel no sólo a la melodía y el sentimiento de lo original, sino a su tono y tempo. En esto subyace la extraordinaria tenacidad de la memoria musical, de manera que gran parte de lo que se oye durante los primeros años puede que quede ‘grabado’ en el cerebro durante el resto de la vida”.

Oliver Sacks llevó adelante lo que hasta entonces era conocido como musicoterapia. Sentó los principios de una neurociencia de la música, que no existía antes de la década de los años 80 del siglo pasado.

Con su trabajo literario, médico y científico, el autor de Un antropólogo en Marte aseguró un futuro mejor no solamente para los enfermos, sino para todos los humanos.

Los libros de Oliver Sacks los distribuye en México editorial Anagrama por conducto de Colofón. En breve se publicarán sus memorias, On the move, que alcanzó a publicar a pesar del cáncer que padecía.

http://www.jornada.unam.mx/2015/08/31/cultura/a09n1cul

Trabajos de infarto; los daños por horarios laborales extenuantes

Trabajos de infarto; los daños por horarios laborales extenuantes

La tercera parte de los 415 mil accidentes de trabajo que el IMSS reporta en un año se deben a turnos de 24 y hasta 48 horas continuas, los cuales minan la salud, generan adicciones y separan a las familias

1292581
30/08/2015 04:20 Jaime Contreras Salcedo

CIUDAD DE MÉXICO, 30 de agosto.-Más allá de que el llamado trabajo excesivo roba ingresos reales a los empleados por tiempos muertos que nunca se pagan, además de estrés, fatiga, problemas cardiacos, neurológicos y gástricos, esta actividad quiebra familias, genera adicciones, ausentismo, trastornos sicológicos y sociales y, en los hechos, deshace personalidades y comunidades.

Estos turnos que la Organización Internacional del Trabajo rechaza de raíz y que van desde 12 o 24 horas sin descanso en ámbitos como los de la seguridad y la salud, hasta 30 días para sectores clave como el energético, siderúrgico o minero, no siempre ayudan a la productividad de la economía en su conjunto.

En los hechos, estos “procesos productivos continuos” se cobijan en una lógica patronal impecable: maximizar el rendimiento financiero del capital invertido en maquinaria, insumos… y mano de obra.

En este contexto, según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social, tan sólo en 2013 se registraron en nuestro país un total de 415 mil 660 accidentes de trabajo y 6 mil 364 enfermedades de trabajo; a la par, en ese ejercicio perecieron 982 personas por motivos laborales. De todo esto, más del 27 por ciento obedeció a esas ríspidas, largas y agotadoras jornadas.

En México, los más de 400 mil policías de seguridad pública de los tres niveles de gobierno —municipal, estatal y federal—, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, trabajan en turnos hasta de 48 horas continuas, superiores a las jornadas laborales que establece como estándar para las corporaciones policiacas la Organización de las Naciones Unidas.

Secuelas

En la realidad, se trata de hombres y mujeres que en su jornada desayunan, comen, cenan o incluso dormitan. El trabajo es extenuante y agotador porque no se les respetan las horas convenidas, lo que les genera en lo personal enfermedades crónico-degenerativas, cansancio y sueño constante.

Aunado a ello, en lo familiar, son permanentes los problemas por la ausencia del padre o madre proveedora y, en lo profesional, también esto impacta en la disminución en el estado de alerta, lesiones por accidentes de trabajo e incluso conductas impulsivas, revelan y confirman estudios en la materia.

En lo que hace a la seguridad pública, ahora que se discute la certificación real de los cuerpos respectivos, en el Congreso hay una iniciativa que propone modificar la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública para que se prohíban las jornadas de 24 horas de trabajo por 24 horas de descanso para los elementos policiales.

Desequilibrios

Acorde con el doctor José Luis Vallejo, de la firma Ergonomía Ocupacional, la relación entre turnos de trabajo y la salud y seguridad es compleja y está influenciada por características de los turnos, así como las del trabajo en sí, del trabajador y del medio ambiente laboral. Factores organizacionales, demandas del trabajo, personalidad de los obreros, características sociodemográficas, localización geográfica, recursos recreacionales y hasta el denominado soporte social pueden influir o modular los efectos respectivos, explica.

Los científicos también han comprobado que trabajar de noche origina una desincronización de las funciones corporales. Los humanos somos seres diurnos que estamos programados para desarrollar actividades durante el día y recuperarnos de la fatiga durante la noche. El problema de la rotación por turnos, sobre todo de noche, es el desarrollo de actividades en contra del reloj biológico interno.

Más aún, los obreros que se dedican a trabajar en turnos o quienes trabajan largas horas (más de 10 horas al día) puede experimentar una considerable disfunción de las actividades familiares y sociales, ya que muchos de estos ritmos de la población general están orientados al día.

Diferentes estudios indican que los trabajadores que laboran de noche y los que rotan por turnos tienen problemas con el sueño. La cantidad de sueño puede ser reducida en más de dos horas, pero hay también un efecto adverso en la calidad del mismo.

Tal déficit puede conducir a la somnolencia en el trabajo e incluso la aparición de “dormitadas” en la jornada con repercusiones importantes en la producción. O en la seguridad.

Salud en riesgo

En las universidades mexicanas se ha comprobado que los rotadores por turnos dentro del trabajo excesivo tienen un 40 por ciento de incremento de riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular, tienen un mayor riesgo de desarrollar altos niveles de colesterol y triglicéridos e incrementa el riesgo de sufrir hipertensión arterial.

La mayoría de los trabajadores nocturnos se quejan de dispepsia (digestión laboriosa e imperfecta), acidez estomacal, dolores abdominales y flatulencia. La etiología de los trastornos gastrointestinales es probablemente multifactorial e involucra factores dietéticos, estrés sicosocial y pérdida de sueño.

Desde luego, con el numero sucesivo de noches de trabajo nocturno se incrementa el riesgo de errores y accidentes. Con relación a la primera noche, la segunda tiene un riesgo adicional de un 13%, la tercera un 25% y la cuarta un 45%, revelan reportes del mismo IMSS.

Según Juan Antonio Legaspi, jefe de Servicios de Seguridad e Higiene en el Trabajo del ISSSTE, hoy más que nunca resulta clave garantizar la salud y la seguridad en el trabajo, en especial en aquellos centros fabriles o de servicios de seguridad, por ejemplo, en donde necesitamos elevar en los hechos la traída y llevada competitividad.

Un buen nivel de prevención de la seguridad y salud en el trabajo —advierte el doctor Legaspi­— permite el descenso del ausentismo y de los índices de rotación de los trabajadores, la disminución del número de accidentes, la reducción de los costos de los seguros de accidentes y, por fin, el aumento de la productividad.

Todo ello implica decisiones conjuntas entre los empresarios, las autoridades, los sindicatos y, por supuesto, los trabajadores y sus familias. Del gobierno conviene saber si en aras de aumentar la producción, que no necesariamente la productividad, está dispuesto a permitir la manutención de una estrategia que no está ayudando a la competitividad del país y sí pudiera acrecentar los ya de por sí crónicos problemas de salud y estabilidad social de gran parte de la clase trabajadora.
“Todo se soluciona con un refresco”

A sus 62 años, José Miranda es un empleado de seguridad investido de su equipo y uniforme negro, chaleco antibalas con todo y botas, tolete, lámpara sorda y ocarina que por 7 mil pesos mensuales —incluyendo dobletes y hasta tripletes— tiene que moverse en el ámbito del sector automotriz y de la construcción.

Tales son ahora sus trastornos fisiológicos que no alcanza a dormir, descansa epidérmicamente, mientras que la gastritis y colitis le devoran las entrañas que mal digiere con su bebida preferida de cola que dará gratis, pregona, “el día que me muera”.

¿La familia? No tan bien, gracias. Su esposa Hilda, 12 años menor, casi pierde la vista por cataratas atendidas tarde, adelgazada a fuerzas por el azúcar que le envenena la sangre con pocos, muy pocos, recursos; y sus jóvenes hijos andan medio dispersos en el mar de concreto citadino sin que tengan el respaldo paterno que él quisiera darles.

En sus anteriores chambas conjuntas no le iba mucho mejor que digamos. Se levantaba a las tres y media de la mañana todos los días, hasta los fines de semana, para ir a recoger pacas de periódico que entregaba en hoteles, restaurantes o el mismo aeropuerto entre las cinco y seis para después regresar a su base desde donde repartía el diario asignado entre suscriptores o atendía quejas de los que no les llegaba a tiempo.

Para después, a la fresca de las dos de la tarde, entrar de chofer-vendedor de coches usados hasta que la luz se extinguía con la tarde o la operación de su patrón con un cliente le permitía irse a descansar. Y así la brega diaria.

Hoy día, José se queja y mucho del maltrato de sus superiores, que no empleadores, los cuales constantemente le revisan su equipo y dispositivos, le imponen horarios alterados, le prohíben comer en tiempos de labor, le impiden salir a sus horas y si su relevo no acude, tiene que doblar turno sin protesta alguna, por el pago de uno solo.

“Le tengo mucho pinche miedo al teléfono. La clave privada que me pusieron es Terrenal. Cuando me reporto para salir, nomás me dicen que me aguante, que ya no tarda en llegar mi compañero. Pero muchas veces no llega el cabrón. Es un chamaco que le vale madre lo que hay en el trabajo y, si acaso, tres días después solo me dice quedito: ‘perdóneme, mi jefe. Es que traigo enferma a mi mamá y la tengo que llevar al doctor’. Y yo creo que la señora ha de estar enferma todas las semanas porque siempre me la aplica”.

Entonces, deriva Terrenal, “a pesar de que mi quincena llega a ser de 4 mil 700, siempre menos que cinco, llega un momento en que ya estoy harto de no poder descansar como Dios manda”.

Otra cosa que le indigna a José Miranda es que “por no tener gente”, su supervisor, Lince, le va retrasando su hora de comida. “Veo que nuestro grupo, de unos diez, normalmente van a comer muy quitados de la pena de 3 a 5 de la tarde. Cuando pido permiso, me salen de nuez con que no tienen gente. Que los aguante, que los aguante. ¡Que los aguante su abuela! Y me dan las 8 y ya ni hambre tengo. Y una vez, de plano, cuando abrí el tóper que me puso mi mujer, ya se había echado a perder el guisado”, se queja Terrenal.

Luego los dolores de cabeza y el sueño permanente que no alcanzan a paliar las consabidas cafiaspirinas con la consabida coca. El sobrepeso y los dolores en las rodillas le abruman a José, la mala vida en la que se adentra con varios años de experiencia, pero “todo se soluciona con una Coca y cuando me muera: ¡Cocas para todos!”

En el mar, la vida no es tan sabrosa

Allá en Minatitlán, Veracruz, el joven ingeniero Alejandro de Jesús Vázquez rápido se dio cuenta que lo suyo, lo suyo, no era estar trabajando en una plataforma petrolera. Dos semanas en la Sonda de Campeche supervisando gente y trabajadores del crudo, para que luego le salieran con que debía quedarse 14 días más porque no había quién le supliera sin pedirle su opinión, literalmente le reventó la paciencia.

En su momento le deshizo el humor cobrizo como el de su piel que el mal tiempo y las rachas de viento endiabladas muchas veces lo dejara flotando en una nuez sin destino ni ruta como a todos sus compañeros al menos cinco días más de lo convenido hasta que se apaciguara un poco el indomable mar del Golfo de México.

Y aunque por seguridad y en las polleras —lanchitas que van de plataforma en plataforma llevando y trayendo gente, o agua, o comida, o refacciones o materiales—los llevaban a los floteles para resguardarse un tanto del oleaje y la marejada, “acabábamos vomitando en todos lados y con fuertes dolores de cabeza”.

Alejandro de Jesús cree mucho en Dios. A él le pide que lo cuide y proteja; que también lo haga con su mamá y el resto de familia y amigos. Pero allá, en el centro de la nada, rodeado de azul cielo o azul mar, la soledad reclama volver con los tuyos y ya no hay poder que te detenga hasta conseguirlo.

Es el caso del ingeniero Vázquez que supervisaba que sus compañeros cumplieran con todos y cada uno de los requisitos y equipo de seguridad necesarios para trabajar en una plataforma de crudo, en pleno alta mar, en el pozo Ku Maloob Zaap –por cierto, el de mayor producción actualmente para Pemex—, al mismo tiempo añoraba los suyos, su novia, sus amigos, sus cosas.

La paga no era mucha para este profesional, tomando en cuenta que la friega era tanto o más que la que tenía él para una empresa privada que en el caso de un ingeniero industrial como él, pero haciendo lo mismo para Petróleos Mexicanos. La cifra era una vez y media más que la que él ganaba. La responsabilidad propia, mayor.

No faltaba, en el ínter, aquel compañero que ya resollaba lo mismo por enfermarse en la plataforma que por presuntos o reales amoríos de su esposa. En tierra, claro. O el otro al que se le subía la presión a cada rato, el que se angustiaba de tanta soledad en el cuerpo que no le cabía en el alma.

De la cuadrilla de diez que viajaba en helicóptero y regresaba en lancha a los 14 días, tras cuatro o cinco horas de travesía marítima, no todas las cosas caminaban y algunos de los trabajadores técnicos se ausentaban conscientemente exponiendo su certidumbre laboral o, de plano —refiere el ingeniero Vázquez—, ya no regresaban buscando mejores derroteros. Terrenales.

Llegó el momento para este joven especialista. Tomar la decisión no fue difícil sino llevarla a cabo. Con toda tranquilidad y sin enfrentarse con nadie llegó a las oficinas de la empresa, dio las gracias y, a cambio, le ofrecieron las puertas abiertas, a sabiendas de que su labor la realizó con pulcritud, entrega y profesionalismo. Ya en tierra, dice ahora orgulloso, tiene nuevas oportunidades de trabajo y no añora mucho la mar y sus pescaditos. De regreso en casa de Mina, se ufana, de nuevo es feliz.

http://www.excelsior.com.mx/nacional/2015/08/30/1042959

IEMS califica en un mes las preparatorias del DF
Una vez instalado el Consejo de Gobierno podría operar un consejo integrado por académicos

31/08/2015 09:15 María Fernanda Navarro

Ante posibles cambios en el programa de estudios, sindicalizados del IEMS han amenazado con desatar una huelga.

CIUDAD DE MÉXICO, 31 de agosto.- La evaluación del modelo académico y el funcionamiento en general del Instituto de Educación Media Superior (IEMS) a través de un consejo integrado por académicos prestigiados en diversas disciplinas podría arrancar en octubre.

Ulises Lara, director general del IEMS, señaló que una vez que se instale el Consejo de Gobierno y apruebe la conformación del consejo académico iniciaría la evaluación de las 20 preparatorias del DF.
PUBLICIDAD

Se tiene previsto que el consejo académico esté integrado por expertos en diversas áreas y que laboren en otros institutos educativos, como Guadalupe Lucio Gómez-Maqueo, matemática, secretaria de asuntos estudiantiles en la Universidad Nacional Autónoma de México y primera directora del IEMS.

“El consejo académico será el que hará toda la evaluación de todo lo que trabajamos ahora, no solamente de un plan o de una partícula en el proceso sino de una institución en general, de su trabajo, de materias y modelos pertinentes que puedan ser aplicados.

“El consejo de expertos será honorífico, no se les paga por ello para que su relación y su vínculo no sea de carácter laboral y pudiera tener una desviación de sus opiniones”, detalló el director del IEMS en entrevista.

A cinco meses de tomar la dirección del organismo, Lara agregó que hasta ahora no hay planes de modificar el plan de estudios de las preparatorias capitalinas, esto luego de que el sindicato del IEMS manifestó su rechazo a cualquier modificación al interior del Instituto.

http://www.excelsior.com.mx/comunidad/2015/08/31/1043103

Presentan en Atoyac libro sobre el asalto al cuartel Madera en Chihuahua

Presentan en Atoyac libro sobre el asalto al cuartel Madera en Chihuahua

Analiza el movimiento que se levantó en la sierra con Juan Pablo Gámiz, en 1965

Rodolfo Valadez Luviano ( )

Atoyac, 29 de agosto. En 1965 el asalto al cuartel Madera en Chihuahua sentó, de alguna forma, el precedente para que ocurrieran los acontecimientos de insurgencia que se registraron en Guerrero años después, encabezados por el profesor Lucio Cabañas Barrientos. Lo anterior lo manifestó Policarpo Valdez Rayo al comentar el libro Del Asalto al Cuartel Madera a la Reparación del Daño a las Víctimas de la Violencia del Pasado que fue presentado en el auditorio municipal ubicado en el ex cuartel militar 49 en esta ciudad.

La obra de los escritores, Evangelina Sánchez Serrano, Gil Arturo Ferrer Vicario, Claudia Rangel Lozano, Judith Solís Téllez, Luz Gabriela Ávila Pino, Marisol Ramírez Carpio, Maricela Iturbide Mauricio y Rafael Aréstegui Ruiz, analiza el movimiento que se levantó en la sierra de Chihuahua, en el pueblo de Madera, con Juan Pablo Gámiz, en 1965, al que se acercaron ciudadanos para frenar la tala inmoderada en ese estado; movimiento similar al que se forjó en el estado de Guerrero con el maestro Lucio Cabañas Barrientos, quien encabezó posteriormente los hechos de insurgencia en Guerrero, mismos que los libros de texto jamás mencionan pero que fueron acontecimientos reales y que forman parte de la historia de Atoyac y del estado, abundó.

Dentro de sus comentarios resaltó la recopilación de testimonios de mujeres de diferentes comunidades que, luego de vencer el miedo y temor que las hizo callar durante muchos años, hablan de la forma en que fueron víctimas de abusos por los miembros del Ejército y el gobierno federal durante la guerrilla de los años 70, y que se suman a la serie de narraciones de voz de las personas que vivieron esa época, reunidas por los coautores del libro.

En la presentación, se comparó la similitud que tuvieron los combatientes en Madera, Chihuahua, con los de Lucio Cabañas, y se reveló que dos de los sobrevivientes del asalto al cuartel militar en Chihuahua estuvieron con Lucio Cabañas en una reunión en Atoyac poco antes de que iniciara la guerrilla en 1967.

Mientras el acto transcurría un grupo de jóvenes pegó en la pared del escenario las fotografías de quienes fueron desaparecidos durante la guerra sucia.

De acuerdo a Julio Mata Montiel, secretario ejecutivo de la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Víctimas de Violaciones a los Derechos Humanos en México (Afadem), la obra literaria se presenta como parte de las actividades para conmemorar el Día Internacional del Detenido Desaparecido; el Día mundial de las Victimas de Desaparición Forzada declarado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU); el aniversario 41 de la detención del ex alcalde de Atoyac, Rosendo Radilla Pacheco y los 11 meses de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

En su comentario destacó que en el texto se narran hechos reales y se demuestra que en México se violan constantemente los derechos humanos de las personas a pesar de que el Estado mexicano quiere demostrar lo contrario.

Además de Valdez Rayo, comentaron el libro el escritor Felipe Fierro Santiago, el cronista de Atoyac Víctor Cardona Galindo y el moderador fue Julio Mata, quienes acompañaron en la mesa a los coautores Judith Solís, Evangelina Sánchez y Luz Gabriela Ávila.

http://www.lajornadaguerrero.com.mx/2015/08/30/index.php?section=sociedad&article=008n1soc